En esta ocasión, aclararemos las principales modificaciones en formación programada que trae consigo el Real Decreto-ley 4/2015, de 22 de marzo. A partir de la entra en vigor, quedan modificaciones en formación programada en los siguientes aspectos.

Modificaciones en formación programada

En primer lugar, hay que hacer referencia a que las empresas tienen dos opciones para organizar la formación de sus trabajadores: pueden hacerlo ellas mismas o pueden confiar esta formación a una entidad externa. En este caso, deberán cumplirse una serie de requisitos que pasamos a enumerar:

  • La formación habrá de ser impartida por una entidad que o bien esté acreditada, o bien esté inscrita en el Registro de entidades de formación habilitado por la Administración competente.
  • En relación a la inscripción necesaria para la impartición de formación que sea distinta a la recogida por el SEPE en el catálogo de especialidades formativas, la entidad debe presentar una Declaración responsable, siguiendo el modelo específico, ante la Administración pública competente.
  • Otro de los requisitos que traen consigo las modificaciones en formación programada, hace referencia a a la impartición de formación que tenga como objetivo la obtención de certificados de profesionalidad.  Para ello será necesaria la acreditación previa por parte de la Administración competente. En caso de que las entidades no estén acreditadas para ello, deberán solicitar dicha acreditación a la Administración competente.
  • ¿Y quién es la Administración competente?:Para la acreditación o inscripción de las entidades de formación será competente la Comunidad Autónoma en la cual radiquen las instalaciones y los recursos formativos de la entidad interesada.Para la acreditación o inscripción de entidades de formación que dispongan de instalaciones y recursos formativos permanentes en más de una Comunidad Autónoma, será competente el SEPE.

Formación Programada INESEM - Ver Cursos y Masteres

En segundo lugar, hay que señalar que ni la organización ni la impartición de la formación pueden ser subcontratadas. Y en este punto hay que tener en cuenta que no se considera subcontratación ni la contratación del personal docente, ni la obligación por parte de la entidad que se encarga de la organización, de contratar a una entidad para que imparta la formación.

Estas son las principales modificaciones en formación programada que trae consigo el cambio de legislación. Quedaremos pendientes de nuevos movimientos por parte de entidades organizadoras de formación programada.